* Los colectores solares térmicos transforman la radiación solar en calor almacenado en un fluido. Con este calor podemos cubrir una parte considerable de la demanda energética de nuestra instalación convencional.
 

* Los módulos solares fotovoltaicos transforman la energía solar en electricidad que podemos aprovechar en diversas aplicaciones: